Boogie El Aceitoso - Ficha Técnica

Boogie de frente y de perfil



Nombre: Boogie
Alias: el Aceitoso
Fecha de nacimiento: 1972
Lugar de nacimiento:
Revista Hortensia
Domicilio:
Desconocido
Padre, tutor o encargado:
Roberto Fontanarrosa
Estado civil:
soltero
Hobbies:
comprar armas, disparar a transeúntes desde la ventana de su departamento
Señas particulares:
anda todo el día con un cigarrillo en la boca
Personaje admirado:
Jack, el destripador
Personaje detestado:
el resto de la humanidad
Observaciones:
delincuente peligroso





"El sueño americano"




"Sé que Boogie me despreciaría mucho,
Por sudamericano de un país periférico
y por hispanoparlante.
No entraría dentro de sus amistades."

Roberto Fontanarrosa


Wanted. Buscado



"Tonto sentimental"


















Prófugo de la justicia desde su nacimiento, Boogie,
" el Aceitoso", se convirtió en un profesional de la violencia.
Matón a sueldo, sirve con efectividad asesina al mejor postor :
puede perseguir judíos, negros, homosexuales chicanos,
extorsionar a periodistas por orden de algún político,
protagonizar el aviso publicitario de la " 44 Magnum de
luxe" o - más humanitariamente- asistir a un suicida al
que el falta coraje para matarse.

Es rubio, musculoso, de fuerte contextura física. Mandíbula
a lo bulldog, tiene la típica dentadura, enorme y perfecta,
de sus admirados yanquis. " Seguí el consejo de Quino -
argumenta Roberto Fontanarrosa, su ideólogo- : ser lo más
libre posible de entrada, para no ajustarme al encadenamiento,
al cautiverio que significa ceñirse a una evolución a una
evolución cronológica" (1)

No obstante, desde hace algún tiempo, se le nota más gordo ;
su cuello perdió forma y ya no se afeita con asiduidad : Boogie
envejeció.

En los últimos tiempos, el personaje participa cada vez menos
activamente en las aventuras. Más que protagonista, se volvió
un relator de las historias de otros, ahora también calla y
escucha. No hay que dejarse engañar : sigue igualmente frío,
calculador, irónico y canchero, pero - luego de tanta inteligencia
puesta al servicio del mal - ya no pueden ser peor. Sólo le resta
confirmar su personalidad una que otra vez




"¿Cómo lo harías tú?"













Un duro al estilo yanqui






Seguramente Boogie casi no leyó libros en su vida , pero
- de no haber nacido en una historieta- bien podría haber
sido uno de los personaje del género policial negro ( Boogie "
¡sucio negro ¡") que aparecieron en los Estado Unidos a partir
del crack de la Bolsa de Wall Street, en 1929. El mismo tipo de
violencia -urbana, callejera, hostil- que se acentuó en la sociedad
con la crisis económica, permeó los relatos : el gangsterismo,
el tráfico de droga, los manejos sucios en la policía, la corrupción.

En un contexto similar se desenvuelve " el Aceitoso". El
tratamiento que intento dar al clima, a su entorno - sostiene su
autor ( material e intelectual)- es, ciertamente la recepción
que tiene en mí toda la información que uno recibe sobre
violencia, armamentismo, drogadicción, impunidad permanente.
Al ser un personaje corrupto le está permitido ser vulnerable a
todo eso, empaparse en ello. Si fuera un héroe convencional
sería escéptico, ajeno, y no creo que cumpliera la misma finalidad
con la misma eficacia (2)

A diferencia de lo que ocurría en el policial clásico, en la novela
negra no se distingue el fondo de la forma, se confunden la
víctima, el asesino y el detective. El investigador se ha vuelto
cruel, escéptico, mujeriego y bebedor ; más que juzgar al
criminal, lo comprende. Visión crítica de la sociedad, la narración
es guiada por un nuevo punto de vista: el del asesino .( Boogie
" Las contradicciones del sistema...) (3)



"He aquí un hombre de acción, duro de pelear, cuya sonrisa
pensativa constituye el gesto más peligroso : el



hombre
que odia recibir golpes sin devolverlos y que a nadie
persona, hombre o mujer, muerto o vivo" (4)

Asi era descrito el protagonista de Cosecha roja , de Daniel
Hammett, precursor de los personajes duros que, después ,
Boogie encarnó en las viñetas. Cuando Fontanarrosa publicó
por primera vez su tira, en la década del 70, los policiales
negros -ignorados en la Argentina hasta los años 60- cobraban
cada vez más lectores.

Como los detectives duros, " el Aceitoso" sabe moverse
en los suburbios neoyorquinos y en territorios cruzados por
los negros , los chicanos y los agentes de la CIA. Peleó en la
Guerra de Vietnam, en la de Nicaragua y en la del Golfo.
Mal que le pese, sin embargo no nació en un magazine yanqui
sino en una revista cordobesa. No por nada dice " Jelou" , en
lugar de " Hello".

Si hasta sus armas suenas distinto, herencia, probablemente,
del genio de Hugo Pratt, tal como sugiere Fontanarrosa.
" Él cambió la banda sonora de la historieta. Hasta que
apareció el Sargento Kirk disparando su rifle contra los
bandidos, en todas las historietas, los balazos sonaban :
¡¡¡bang, bang!!!. Pero, de pronto, el rifle de Kirk hacía
" crack.crack,crack". Pensábamos que habíamos escuchado
mal y tuvimos que volver a leerlo. Tiempo después, quizás
en el 55, desde la terraza de mi casa, escuché unos disparos


aislados y sonaban como los de Pratt".




Es imposible, además no asociar al personaje con los matones
argentinos, represores durante la dictadura militar y mano
de obra sin ocupación fija en democracia. " Durante el Proceso
pienso que pudo haber aparecido Boogie en ( el bar) El Cairo
- dice el dibujante- . Es más estoy casi seguro de que estuvo.
Vi a alguien corpulento que bajó de un auto con un cigarrillo
en los labios, cerrando la puerta con violencia. Entró por el
lado de la ochava como si el lugar fuera suyo. Llevaba saco
abierto para que uno entreviese el bufo. Boogie y sus amigos
decían que El Cairo era una cueva de zurdos y seguramente
él estaba allí para llenarnos de espanto"


Amor filial


Boogie se relaciona con al mundo de un modo utilitario y
establece vínculos descartables con todo lo que lo rodea :
trabajos, compañeros de bar, mujeres. Su única relación es
con las armas, a las que quiere, cuida y protege como no hace
con ningún otro ser.

De la madre, sólo es posible precisar que ya no vive y que
se llamaba Eileen Jennifer Olmstead; en cuando al padre,
apareció una sola vez en una tira que Fontanarrosa consideró
tan mala que no fue recopilada en ningún libro. " El Aceitoso"
tuvo también un hijo - a quien le dio para jugar una granada,
pero esterilizada-, una tía y un primo, Ultra, el único
familiar con el que tuvo un contacto algo más sostenido.


"Todo lo humano me es ajeno"


Dos capítulos de Ultra fueron publicados en la revista Tinta,
en 1972, y el resto de la historia permaneció inédita hasta
veinticinco años después, cuando fue recopilada en un libro
por la editorial de la Universidad Nacional de Rosario, que
se incorporó al presente tomo.

"El Aceitoso" nació como parodia de Harry , el Sucio mientras
que su primo había tomado como referencia a James Bond,
el agente 007 y eso marcó las diferencias desde el inicio.
" Boogie se mueve por dinero. Ultra, en cambio, responde a
razones que han pasado de moda : los ideales, la humanidad,
alguna patria, el trato fraterno- explica Reynaldo Sietecase en
el prólogo de esa edición -. A diferencia de Boogie, con su realismo
duro, Ultra tiene un simbolismo poético que después no se
repitió en los trabajos posteriores de Fontanarrosa. Hay un
dragón con cierta melancolía, una nena que baila y desaparece,
una persecución de un hombre misterioso Helotro y más "

Ambos se parecen físicamente. De su primo, " el Aceitoso"
adoptó la forma de sostener el cigarrillo entre los labios y
también los chistes breves, la ironía, ciertas referencias y
los juegos con los textos. Boogie le guarda algo que en otros
podría llamarse cariño, sobre todo por aquellos primeros
años de la década del 70, cuando se sentaban a beber y
fumar juntos. La última noche que se vieron, le advirtió
" terminarás muerto defendiendo una causa perdida, o
enamorado. No sé que es peor" (5)




Vivo o muerto





















En la década de 70 Boogie comenzó a aparecer en el diario
El Tiempo, de Colombia, y -luego de ser mudado de suplemento
- su publicación fue finalmente suspendida porque, según
argumentaron los editores, volvía simpática la imagen del
"sicario", como se denomina allí a los asesinos a sueldo.

Por entonces, le llegaron a Fontanarrosa varias cartas de
lectores que defendían al personaje. "Era una cosa terrible,
tipos contentos porque por fin llegaba alguien que les pegara
a los negros y a las mujeres". Una feliz lectura literal,
que no interpreta la parodia.

A lo largo de su existencia, el personaje se instaló a punta
de pistola en diversas revistas nacionales -como Humor y
La Maga
- e internacionales -como el prestigioso semanario
Proceso
de México-. Allí su nombre ingresó al lenguaje
político: "ése es un Boogie" se llegó a decir para mencionar
a tipos de oscuros procedimientos e intenciones.

Desde 1974, en que apareció la primera recopilación de
páginas del héroe en forma e libro, publicada por Ediciones
de la Flor, doce tomos renovaron su contacto con los lectores :
el último, salió a la venta en 1995. un centenar de historietas
no incluidas en ninguno de esos libros están en el presente volumen.



Pero no sólo en la Argentina se leyeron en libros las andanzas
de Boogie. En 1975 se publicó en Italia, una


selección en un
librito de la colección " Comic Strip" de la editorial E.A.,
bajo el equívoco título de Bogart. Mucho más dignamente
apareció, también en italiano , Boogie, l Oleoso, en publicado
en 1989 por Glénat. En Brasil se llamó Boogie, o Seboso, y lo
editó L&PM Editora de Porto Alegre.

Conservand su nombre real, la editorial La Oveja Negra
publicó en Colombia siete volúmenes que correspondían a
los primeros de la edición argentina.

Mercenario sin vergüenza para inmiscuirse en cualquier
asunto, hasta sirvió de inspiración a Fernando Aure para
su ópera Un sueño olvidado, que presentó en 1989 en el Centro
Experimental del Teatro Colón.

Sin que pueda ser localizado desde hace ya bastante tiempo,
se vio a " el Aceitoso" por última vez en las páginas del
suplemento Rosario/12. Pero se trata de otra de sus viles
patrañas : esas aventuras no son nuevas. A esta altura, ya es
buscado hasta por su propios autor: " El caso es que la gente
como Boogie, es que tiene la violencia como gesto, me da mucho
temor. No me gustan nada esos tipos que dividen las cosas con
una línea tajante entre amigos y enemigos".

Se recompensará con un ejemplar del presente libro a quien
pueda aportar algún dato sobre Boogie " el Aceitoso".
Vivo a muerto. ( Boogie : ¡ Oh , Shit ¡")




Judith Gociol













Referencias

(1) Braceli, Roberto , Fontanarrosa, entrégate. Ediciones de la Flor, Buenos Aires , Argentina , 1992. De la extensa entrevista que allí se reproduce fueron tomadas. Salvo aclaración en contrario- el resto de las declaraciones que se citan de Fontanarrosa.
(2)
Ruiz Ibarlucea, Alicia. (selección y prólogo), Cuentos policiales argentinos. Huemul, 1989.
(3) "Las contradicciones del sistema" ver página 56.
(4) Braceras, Elena, Cristina Leytour y Susana Pittella, El cuento policial argentino, Plus Ultra Buenos Aires, 1986
.
(5)
Sietecase, Reynaldo (prólogo) Ultra. UNR, Editora, Rosario, 1997.

Comments

alvaro matus said…
Boogie el aceitoso es lo mejor que he leido.... como me gustaría tener ese libro "Todo Boogie"... Saludos, una gran ficha técnica, te felicito!!
alvaro matus said…
Boogie el aceitoso es lo mejor que he leido.... como me gustaría tener ese libro "Todo Boogie"... Saludos, una gran ficha técnica, te felicito!!

Popular Posts