La verdad no existe

La verdad no existe, sino mas bien el desafío de encontrarla

Por ende la mentira es lo reinante, bizarro imperio hecho de carne

Aun cuando las tripas aprieten al menor desasosiego, quizá un amor

Este es tan solo ridículo instrumento para extraviarnos más a la deriva

Náufragos en mar bravo, caída libre de un hipopótamo alado

El éxtasis del vértigo, el momento sacro del último suspiro

La pequeña muerte encarnando en dos cuerpos sudorosos

La libertad de morirse cuando se nos plazca

Esa es la verdad de la mentira, o el designio de lo que llamamos vida


Sin embargo la melodía última, suena como la primera

El llamado es nuevamente escuchado, las ovejas al corral

Las aves de rapiña devorando tripas de perro

O el cerebro de un mono en plato extranjero

El otoño vuelve a nosotros, difíciles viajeros

Extraños personajes y dubitativos rostros

Las hojas caen como fue antes y como será siempre, nunca como ahora

El adiós nos espera en la esquina que de mortaja esta ya calzada

El vació en nuestro estomago es ya el de ayer

La nostalgia del mañana en nuestros ojos, sangra ahora en nuestras manos

Los personajes y el adiós no son los mismos cada vez

Solo se sabe que al final de la melodía se es feliz y no importa que.

Falls Church 14 de noviembre de 2005
Después de un paseo a Lancaster, PA

Comments

Jean Honorio said…
Definitivamente Ud. tuvo un momento de inspiracion suprema, muy bueno el poema... deje de fumar esas vainas... jajaja

Popular Posts